Quiero compartir con vos quien soy, mis orígenes, cuales son los valores con los que crecí y que sostengo cada día en mi vida. Me considero un tipo de convicciones firmes e ideas claras. Estoy convencido que el trabajo y la coherencia son fundamentales para alcanzar lo que uno sueña; que la mujer, la familia y los amigos son lo más sagrado; y que tenemos un país grandioso por el que vale la pena luchar.

Creo que la confianza se construye conociendo al otro en esencia y por eso quiero contarte quien soy.

Llegué a Río Grande en 1980, con apenas unos meses de vida. Mis viejos, por aquel entonces, decidieron emprender camino desde Entre Ríos hacia el sur buscando un mejor futuro. Esta hermosa ciudad nos dio todo: trabajo, educación, hermanos, amigos; en definitiva, una mejor calidad de vida.

Después de terminar el secundario, tuve la oportunidad de viajar a la capital para estudiar en la Universidad de Buenos Aires, donde me gradué como Licenciado en Ciencia Política y me especialicé en administración y políticas públicas.

Allá por inicios de los años 2000, en plena crisis de nuestra Argentina, junto a mis compañeros de militancia conocimos a alguien que nos permitió a volver a creer en la política como la mejor y única manera de transformar la realidad: esa persona fue Néstor Kirchner.

Durante su presidencia tuve el honor de sumar experiencia trabajando en la Jefatura de Gabinete de Ministros y formarme en la Secretaría de Hacienda de la Nación.

Tiempo después fui convocado para ser Director del PAMI en mi provincia. El contacto permanente con nuestros abuelos me permitió comprender la verdadera importancia de ser un servidor público cuando se tiene la responsabilidad de gestionar. La tarea en el Estado significa trabajar incansablemente y estar siempre al servicio del otro.

La política me llevó a transitar muchos momentos felices y otros que me hicieron comprender que en la vida de las derrotas se puede aprender mucho.

A partir del año 2013 me desempeño como Diputado Nacional; un enorme honor que me brindó el pueblo de mi provincia para trabajar en pos de una mejor calidad de vida de sus habitantes y eso es lo que voy a hacer hasta el último día de mi mandato.

Mi convicción de origen es Peronista, creo en la militancia como una forma de vida y en el Proyecto Nacional y Popular como la mejor forma de dignificar al pueblo argentino. Pero también respeto a quienes piensan distinto y considero que el diálogo es la herramienta fundamental para dirimir diferencias, sosteniendo el valor de la honestidad por sobre todo.

Creo en un Estado presente y activo, que planifique con mirada estratégica y tenga en claro que la gente SIEMPRE debe estar adentro.

Sueño con una provincia mejor.

Sueño con hacer de la ciudad que amo, un lugar mejor para vivir.

Soy Martin Perez. Soy Fueguino.