Al ataque sistemático del gobierno de Macri a nuestra región le respondemos con unidad y determinación en la defensa de los derechos de todos los patagónicos.

En esta tarea, la defensa del Fondo Federal Solidario -FFS- es fundamental y estratégico. Su eliminación representa una quita aproximada de 26.500 millones de pesos.

Estos recursos que le corresponden a las provincias y municipios son los únicos que no se deprecian en este contexto de devaluación permanente y es gracias a ellos que se concretan obras de infraestructura necesarias en cada localidad.

Por ejemplo, en Tierra del Fuego estos recursos representaron el 27% del financiamiento del total de la inversión real directa entre 2009 y 2017.

Estamos convencidos que unidos en el Congreso Nacional podremos restituir el fondo para el bien de nuestra región.

Lamentablemente, este esquema de contracción y ajuste de la economía se profundiza en el presupuesto 2019, el cual contempla un recorte aproximado de 500 mil millones de pesos.

El Acuerdo Foradori-Duncan es el correlato de esto en términos geopolíticos. El Gobierno de Cambiemos convirtió a la Causa Malvinas en una cuestión de negocios y el “Comunicado Conjunto” funciona como el marco a través del cual Gran Bretaña impone sus intereses en el Atlántico Sur.

Esto redunda en acciones concretas que favorecen la actividad pesquera ilegal en nuestros mares y omisiones de la Cancillería que permiten el avance permanente de los planes corporativos para explotar ilegalmente nuestros recursos hidrocarburíferos en el área.

Es hora que el gobierno de Mauricio Macri termine con este bochorno, remita al Congreso el Acuerdo y acate lo que defina el Congreso de la Nación.

El Atlántico Sur es el futuro. Tiene que ser la vía para el desarrollo de los argentinos y principalmente de la Patagonia Austral.

El fracaso del modelo impulsado por Mauricio Macri está a la vista y pese a esto, insisten en profundizar el ajuste y la entrega de soberanía tal como demanda el FMI.

Hace tiempo advertimos esto y seguimos convencidos que el desafío es expandir la economía y no contraerla; distribuir la riqueza y no concentrarla; potenciar la producción y no la especulación.

Tenemos por delante el deber de resguardar el derecho de todos los patagónicos a vivir en sus ciudades y pueblos.

Nos merecemos poder vivir dignamente y en paz con nuestras familias. Vamos a seguir defendiendo un futuro mejor para todos.

Tu opinión me interesa, no dejes de comentar