Hace apenas unos dias se confirmó que en nuestra provincia hay cuatro mil personas desocupadas. A estos hay que sumar una cantidad similar de aquellos que el INDEC no cuenta porque ya se cansaron y resignaron a que les digan todos los días “no hay trabajo” y no buscan más.

Sumado a esto, la pérdida de poder adquisitivo de los jubilados y los sueldos congelados de los trabajadores de la industria son los problemas centrales que nos tiene que ocupar.

Agradezco con sinceridad a los dirigentes políticos de la provincia que ahora reconocen que mi camino fue, es y será defendiendo las banderas del peronismo.

Desde el lugar que me toque siempre voy buscar la unión de todos los fueguinos que luchan por el bienestar y el porvenir de nuestra joven provincia.

Pero hoy, no es momento de pensar ni especular con candidaturas para el 2019.

Tu opinión me interesa, no dejes de comentar